Trabajadora, emprendedora e imparable, así soy y así me veo. Farmacéutica de formación y empresaria por vocación

Contacto
Calle Xàtiva, 2
Valencia 46002
Tel: 963 528 985
Sígueme

Mi transición a la nueva farmacia

maria-palop-como-implantar-dermofarmacia

Mi transición a la nueva farmacia

Mi desembarco en el mundo profesional de la farmacia en España, concretamente en Valencia, no fue fácil. Cuando acabé mis estudios me fui a vivir a Inglaterra y estuve allí entre seis y siete años. Aprendí muchas cosas, todas ellas aplicables al mundo de la farmacia y el retail, pero difíciles de poner en marcha en España. Mi transición a la nueva farmacia no fue fácil, porque tuve que preguntarme… ‘María, ¿qué tipo de farmacia quieres tú para tus pacientes?’. Quizá es la misma pregunta que te has hecho tú, como farmacéutico o farmacéutica, o que estás a punto de hacerte. Ahí empezó el cambio.

 

Farmacéutica en Inglaterra y experimentadora de la nueva farmacia en España

Volví de Inglaterra a casa pensando que me comía el mundo. Mi madre fundó Farmacia Boix en Valencia en 1981 y le fue muy bien porque ella ya fue una farmacéutica emprendedora y pionera en la mayoría de cosas que hacía.

 

Entonces era el año 2006 y yo pensé que podría trasladar a mi farmacia de Valencia todo lo que había aprendido en Inglaterra, y que tanto el equipo de Farmacia Boix como mis clientes lo entenderían a la perfección. Mi madre me dio la oportunidad de enseñarle todo lo que sabía para desarrollar una nueva farmacia muy enfocada a los servicios asistenciales, donde se fomenta la imagen del farmacéutico comunitario y muy centrada en la optimización de los medicamentos que utilizaban nuestros pacientes… pero esa transición y la implantación de esa innovación en la farmacia no fue tan fácil como yo me la había imaginado.

 

maria-palop-farmacia-boix-valencia

 

 

Cuando trabajas fuera de España para grandes cadenas farmacéuticas, la vuelta es dura. Por un lado vienes cargado de ideas nuevas, ilusionantes, de hecho yo todavía conservo tres libretas grandes de propuestas sobre cómo mejorar el mundo de la farmacia comunitaria. Pero por otro lado te das cuenta de que puedes cambiar el mundo, aunque no con tanto ímpetu ni con tanta fuerza, y sobre todo que te hace falta planificación para hacerlo bien.

 

Cuando llegas con tantas ideas y ves que te quedas sola y que no te entienden ni tu equipo ni tus pacientes, eso es algo muy duro, algo que cuesta de digerir. Y eso que yo tuve suerte, porque mi equipo me escuchaba y me seguía, en lo que buenamente podía. Le ponían muchas ganas, y por eso me obligué a mirar las cosas de otra manera, se lo debía a ellos y a nuestros clientes-… ¿Qué tipo de farmacia quiero contarle yo a la gente que pasa por la puerta de mi farmacia cada día? ¿Te lo has preguntado tú alguna vez?

 

¿Cómo hacer para que la gente entre en tu farmacia?

En mi caso, que dirijo una farmacia en pleno centro de Valencia, con muchísimo paso de gente a todas horas, la pregunta era obligada. ¿Cómo hacer para que esa gente entre en mi farmacia? Piénsalo tú ahora ¿cómo hacer que la gente entre en tu farmacia? ¿hay algo que puedas hacer?

Hice revisión de uso del medicamento, quería hacer una farmacia muchísimo más asistencial, desarrollar servicios de farmacia comunitaria que demostraran una reducción del gasto sanitario… pero aún así no conseguía que la gente lo entendiese. Así que decidí, como farmacéutica, hablar un lenguaje que la gente comprendiese. Ahí empecé el gran cambio en mi farmacia.

Era el año 2007 y empecé la gran reforma de mi farmacia. Junté dos locales e hice un cambio de concepto total. Mientras preparaba ese cambio exterior, también trabajé con mi equipo un cambio interior:

  • Qué queríamos cambiar en la farmacia.

  • Por qué íbamos a ser como pretendíamos ser a partir de ahora como farmacia.

  • Cómo íbamos a contar esa nueva farmacia.

 

Teníamos muy claro lo que sí íbamos a conservar, que eran los colores blanco, rojo y negro en homenaje a la primera farmacia que tuvo mi madre. De esta forma no olvidamos nunca de dónde venimos. También por eso nos llamamos Farmacia Boix, porque ella lo empezó todo y este era mi homenaje.

 

como-implantar-dermofarmacia-en-farmacia

 

Por qué introdujimos el robot en la farmacia

En Farmacia Boix fuimos pioneros introduciendo el robot KLS en la farmacia por un motivo básico: necesitábamos tiempo. Tiempo delante de los clientes para contarles quiénes somos y lo que hacemos, y este robot de dispensación de medicamentos en la farmacia nos daba precisamente ese tiempo, además de un importante ahorro de enrgía. Desde que solicitábamos el medicamento hasta que nuestro ‘Chalie’ (como lo hemos bautizado) nos lo dispensaba. Ahí estaba el tiempo tan valioso y que tanto necesitábamos.

 

Así teníamos tiempo para hablar con los pacientes. Y fue hablando con los clientes cuando nos dimos cuenta de que la dermofarmacia nos iba muy bien. Ellos nos lo descubrieron, aunque las cifras ya nos lo estaban diciendo desde hacía tiempo. Entonces decidimos que teníamos algo muy interesante entre manos, y que podíamos hacerlo más grande de lo que ya era. Ahí nos planteamos hacer un servicio de dermofarmacia.

 

maria-palop-robot-dispensador-medicamentos

robot-dispensador-medicamentos-farmacia-boix

 

La dermofarmacia el futuro de la nueva farmacia

Cuando decidimos potenciar la dermofarmacia teníamos claro que sería un servicio muy profesionalizado, trabajando las marcas que mi madre había trabajado hasta ahora, marcas menos conocidas pero con muy buenos resultados. Eso nos haría diferentes.

Cuando eres una farmacia de paso tienes el mismo tipo de producto que las farmacias que están en un barrio y más, lo que complica mucho la gestión de stock. Nosotros teníamos que luchar día a día porque la gente entrase y se quedase. Teníamos que conseguir que los clientes se fijasen en nosotros, nos recordasen, y de ahí el empeño en ser distintos.

Los escaparates diferentes también son una forma de que se nos recuerde, de decirle a la gente… ‘hola! Estamos aquí, venid a vernos’.

 

implantar-dermofarmacia-en-farmacia-boix

 

Por otra parte, nos consideramos una farmacia de gente sana. Creemos mucho en la prevención, en la responsabilidad de cada uno con su salud, en educar en los hábitos saludables. De ahí que nos involucremos y creemos campañas como la de ‘Ponte Guapa’ a favor de la Asociación Española contra el Cáncer. Esta es una manera de acercarnos a la gente de una forma divertida, para concienciarles sobre la importancia del diagnóstico precoz, de acudir a las citas, de tener un buen estilo de vida… y si además podemos ser solidarios y recaudar fondos para una buena causa como es la lucha contra el cáncer, muchísimo mejor.

Esto es sólo el principio del cambio de Farmacia Boix. Quiero contaros más sobre ese cambio, esa gran reforma que nos llevó a replantearlo todo y a ser quienes somos ahora. Pero lo haré en el siguiente post. ¿Nos seguimos? Os espero.

Post a Comment